Los peligros de las mochilas pesadas

Entre las clases y las actividades extraescolares, la vuelta al colegio puede hacer que los niños sientan que llevan el peso del mundo a sus hombros. Y a veces, literalmente lo hacen. Después de llenar la mochila con libretas, carpetas y libros —cada uno pesa una media de 1.5 kilos—, su peso aumenta considerablemente y puede llegar a ser peligroso. Según la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos (CPSC), al menos 14.000 niños estadounidenses tienen que ser tratados cada año por lesiones en la espalda ocasionadas por las mochilas.

La Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS) recomienda que el peso de una mochila debería ser inferior al 10-15 por cierto del peso de un niño, pero eso no siempre es así. Demasiado a menudo, los niños no llevan sus mochilas correctamente, incrementando así el riesgo de sufrir daños. “Usar mochilas incorrectamente puede causar lesiones en músculos y articulaciones y puede provocar fuertes daños en la espalda, cuello y dolor de hombros, así como problemas posturales”, explica a nuestros compañeros de The Huffington Post el cirujano ortopédico y portavoz de la AAOS Daniel Green. (Aunque asegura que las mochilas no causan escoliosis).

Ver artículo completo, vía The Huffington Post