¿Cómo evoluciona la escoliosis idiopática del adolescente?

Es muy importante señalar y comprender que una vez que la curva escoliótica aparece, no desaparecerá salvo de forma parcial mediante una corrección quirúrgica.

Esta afirmación no debe desanimarnos y hacernos pensar que padecemos un problema incurable, dado que como hemos señalado, la escoliosis no es una enfermedad sino una deformidad de la columna vertebral, que puede dar algunos signos o síntomas pero que en la mayoría de las ocasiones no presentará complicaciones.

El papel del tratamiento rehabilitador consiste en valorar las características de cada paciente y el tipo de curva, con la intención no de corregir sino de evitar que éstas progresen y aumenten sus grados empeorando las perspectivas de los pacientes.

Los principales factores que influyen en la progresión o avance de las curvas escolióticas son:

  • Edad: Las curvas progresan más durante los años del estirón de crecimiento de la pubertad. En las niñas el riesgo es mayor durante el año antes y después del inicio de la menstruación y en los niños el mayor pico de crecimiento se produce algo más tarde.
  • Sexo: existe mayor riesgo de progresión de la curvas en las niñas.
  • Madurez esquelética.
  • Magnitud de la curva en el momento del diagnóstico de escoliosis: Las curvas que tienen un valor de más de 20º en el momento de máxima velocidad de crecimiento, son las de mayor riesgo de progresión.
  • Localización de la curva: Mayor riesgo de progresión para las curvas torácicas.

Una vez finalizado el crecimiento, las curvas que tienen menos de 30º tienen poco riesgo de progresar, mientras que las mayores de 30º tienen cierto riesgo de progresión especialmente sin son curvas torácicas.

Esta es la razón por la que las curvas de más de 35º se siguen revisando en nuestras consultas cada 5 años a partir de la edad adulta.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario